bg-back

Los 10 fenómenos meteorológicos del cambio climático que están afectando a Latinoamérica

La Organización Meteorológica Mundial presentó: “El estado del clima en América Latina y el Caribe 2021”, y detalla los impactos extremos en toda la región.

1- Temperatura en aumento

El informe muestra que la tendencia al calentamiento en América Latina y el Caribe continuó en 2021. La tasa media de aumento de las temperaturas fue de aproximadamente 0,2 °C por década entre 1991 y 2021, frente a los 0,1 °C por década registrados entre 1961 y 1990.

En América del Sur, las anomalías de temperatura por encima de lo normal prevalecieron en todo el continente, con valores de entre +1 °C y +2 °C en el noreste del Brasil, Colombia, el centro del Brasil, el centro de Chile y el centro y sur de la Argentina. También se registraron anomalías de +0,5 °C en la Amazonia central, el norte de la Argentina, Paraguay y Perú.

2- Glaciares que pierden superficie

Los glaciares de los Andes tropicales perdieron, al menos, un 30% de su superficie desde la década de 1980, y presentan una tendencia negativa en cuanto a su balance de masas de −0,97 metros equivalentes en agua al año durante el período de monitoreo (1990-2020). 

Algunos glaciares del Perú han perdido más del 50% de su superficie. Más al sur, en los Andes de Chile y la Argentina, los glaciares también han retrocedido durante décadas, con una tasa diferencial de alrededor de −0,72 metros equivalentes en agua al año para el período 2004-2021 en los Andes secos, y de −0,56 metros equivalentes en agua al año de 1976 a 2021 en los Andes meridionales.

El retroceso de los glaciares y la correspondiente pérdida de masa de hielo han agravado el riesgo de escasez de agua para la población y los ecosistemas andinos.

También puedes leer: Una aplicación que “da un rostro” a los recicladores llega a Cuenca

Al respecto, la directora del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y vicepresidente de la WMO, Celeste Saulo, indicó: “Eso implica una pérdida de reserva de agua dulce. Así comienza la cadena clara de impactos que hay entre el cambio climático y cómo esto afecta la vida y las actividades productivas de nuestra sociedad. Una sociedad que empieza a tener problemas para la gestión del agua es una sociedad que tiene problemas para subsistir”.  

3- Nivel del mar en alza

El nivel del mar en la región continuó subiendo a un ritmo más rápido que a escala mundial, sobre todo a lo largo de la costa atlántica de América del Sur al sur del Ecuador (3,52 ± 0,0 mm por año, de 1993 a 2021) y en el Atlántico norte subtropical y el golfo de México (3,48 ± 0,1 mm por año, de 1993 a 1991). 

El incremento del nivel del mar amenaza a un porcentaje muy importante de la población que se concentra en las zonas costeras, ya que contamina los acuíferos de agua dulce, erosiona las costas, inunda las zonas de baja altitud y aumenta el riesgo de mareas de tempestad.

4- Sequías más prolongadas

La “megasequía” que castiga la zona central de Chile prosiguió en 2021, en su decimotercer año hasta la fecha, lo que la convierte en la más prolongada que afecta a la región en el último milenio, agravando una tendencia al aumento de la sequedad y poniendo a Chile a la cabeza de la crisis hídrica de la región. Además, una sequía plurianual en la cuenca del Paraná-Plata, la peor desde 1944, afectó al centro-sur del Brasil y a partes del Paraguay y del Estado Plurinacional de Bolivia.

En el conjunto de América del Sur, las condiciones de sequía provocaron un descenso del 2,6% en la cosecha de cereales de 2020/2021 con respecto a la temporada anterior. En este sentido, Saulo indicó que este ha sido uno de los fenómenos de mayor impacto económico y ambiental en América del Sur. “Para el caso de la Argentina, por ejemplo, la bajante histórica en el Río Paraná puso en absoluta crisis la navegabilidad de una de las vías más importantes para el comercio en nuestra región”, sostuvo.

5- Huracanes más activos y fuera de lo normal

La temporada de huracanes del Atlántico de 2021 fue la tercera más activa de la que se tiene constancia en esa cuenca, al haberse registrado 21 tormentas con nombre (incluidos 7 huracanes), y fue la sexta temporada consecutiva de huracanes en el Atlántico por encima de lo normal. Algunas de estas tormentas afectaron directamente a la región.

6- Lluvias extremas

En 2021, las precipitaciones extremas -que acumularon valores sin precedentes en muchos lugares- ocasionaron crecidas y deslizamientos de tierra. Se produjeron importantes pérdidas, y en particular cientos de víctimas mortales, decenas de miles de viviendas destruidas o dañadas y cientos de miles de desplazados. Las crecidas y los deslizamientos de tierra en los estados brasileños de Bahía y Minas Gerais provocaron unas pérdidas estimadas en US$ 3.100 millones.

7- Deforestación en sus niveles más altos

La deforestación en la pluviselva amazónica brasileña se duplicó con respecto al promedio de 2009-2018 y alcanzó su nivel más alto desde 2009. En 2021 se perdió un 22% más de superficie forestal que en 2020.

8- Olas de calor e incendios forestales

Se registraron olas de calor en muchas partes de la región de América Latina y el Caribe. En la Argentina, varios lugares registraron condiciones de ola de calor de 6 a 8 días seguidos. El 22 de enero, se alcanzaron máximos históricos de temperatura en Cipolletti (43,8 °C) y Maquinchao (38,9 °C), ambas ciudades ubicadas en la provincia de Río Negro.

También puedes leer: ¿Por qué América Latina no tiene una red de trenes como la que conecta a Europa?

En 2021, se produjeron incendios forestales en toda América del Sur. En el Perú, por la baja humedad persistente y el aumento de la temperatura diurna provocó la destrucción de 2.200 hectáreas de cubierta vegetal natural en la provincia de Quispicanchi. Brasil notificó unos 184 mil incendios (75 mil de los cuales tuvieron lugar en la Amazonia brasileña). Si bien estos valores reflejan una reducción de aproximadamente el 50% con respecto a 2020, el año 2021 sigue siendo el segundo año desde 2012 con una mayor superficie quemada.

9- Inseguridad alimentaria

Un total de 7,7 millones de personas en Guatemala, El Salvador y Nicaragua experimentaron altos niveles de inseguridad alimentaria en 2021, a lo que contribuyeron factores como el efecto continuado de los huracanes Eta e Iota de finales de 2020 y las repercusiones económicas de la pandemia de COVID-19.

En la Argentina, la ausencia de lluvias en febrero, así como las altas temperaturas afectaron al cultivo de siembra tardía (normalmente, la temporada menor) durante las etapas críticas de crecimiento. La disminución de la producción de soja durante la campaña 2020/21 (un 11% inferior a la de 2019/20) estuvo ligada a las escasas precipitaciones de febrero y marzo de 2021, períodos críticos para la definición del rendimiento de este cultivo.

10- Migraciones motivadas por causas climáticas

Los Andes, el noreste del Brasil y los países del norte de América Central son algunas de las regiones más sensibles a las migraciones y los desplazamientos motivados por causas climáticas, fenómenos que han aumentado en los últimos 8 años. Las migraciones y los desplazamientos de población tienen múltiples causas. El cambio climático y los fenómenos extremos asociados son factores amplificadores que agravan problemas sociales, económicos y medioambientales.

Finalmente, el informe  “El estado del clima en América Latina y el Caribe 2021” destaca que América del Sur es una de las regiones con mayor necesidad documentada de reforzar los sistemas de alerta temprana. “Es imprescindible tener mejores observaciones para tener mejores pronósticos. Sabemos hoy que la agenda de cambio climático, para poder tomar decisiones y para poder conocer cómo está cambiando el clima en los países, se basa esencialmente en poder entender los cambios en la temperatura, en la lluvia, en la humedad, en los patrones de circulación, en el viento. Para eso necesitamos medir de manera sostenida, robusta, consistente y trazable”, explicó Saulo.

En este sentido, se realizó una reunión en Cartagena, Colombia, entre los directores de los servicios meteorológicos y la WMO con el objetivo de pensar un sistema de alerta temprana integrado para toda la región.

Fuente: Chequeando 

28 julio 2022
bg-back-mapa